Girona Futbol Club

SEGURITEC, una empresa de primera pera un equipo de primera

SEGURITEC ha sido la empresa de seguridad que el Girona FC ha contratado pera realizar las instalaciones del sistema de seguridad de los nuevos campos de entrenamiento. Con una misma central podemos controlar varias particiones, gimnasio, vestuarios, fisioterapia y despachos administración y restringir la entrada a personas ajenas. Una solución que encaja perfectamente con la forma de trabajar del equipo.

El 23 de julio de 1930 se fundó el Girona FC, que venía a cubrir el vacío que había dejado la Unió Esportiva Girona, entidad que había nacido a inicios de los años 20 y que desapareció por problemas económicos, con una deuda de unas 200.000 pesetas (una auténtica fortuna para aquellos tiempos).

En el café Norat de la Rambla se coció la creación del Girona FC, que vio la luz gracias a entusiastas como Albert de Quintana y de León, Andrés de Benito, Manuel de Chopitea, Lluís Ribas, Josep Maria Pla Dalmau, Francesc Figueras , Joaquín Medrano, Antoni Güell, Rafael Portas, Amadeu Oliva, el doctor Roca Pinet y los señores Coll y Poch. En pocas semanas se consiguió que en Girona hubiera una auténtica fiebre por el fútbol.

El 1 de agosto, el Ayuntamiento autorizaba al club a hacer uso en sus distintivos del escudo de la ciudad. La directiva con la federación catalana la inclusión del nuevo equipo dentro de la proyectada ampliación de la 2 ª categoría preferente, pero las gestiones no tuvieron éxito y el equipo tuvo que empezar a jugar en la 2 ª categoría ordinaria. El primer partido oficial del equipo fue en el campo de la Colonia Artigas (1-1, con gol de Clara).

La histórica primera alineación la formaron: Florenza, Teixidor, Farró, Flavià, Comas, Corradi, Ferrer, Escuder, Clara, Tarradellas y Torrellas. El equipo, que logró el ascenso en su primer año de vida, estaba entrenado por Josep Viñas, que a su vez era el presidente del colegio de árbitros amateurs de Girona.

En febrero, el Ayuntamiento decidió otorgar una subvención anual al club de 2.000 pesetas con la condición de que el Girona renunciara a otra subvención para Ferias, que cediera la instalación de Vista Alegre para cualquier celebración de interés municipal y la concesión de entrada gratuita a 100 alumnos de las escuelas nacionales de la ciudad.